Poca imaginación (por mi)

La musa inspiradora que esgrimía la pluma con la que se expresaba, se durmió.
Las palabras no salían, permanecían escondidas.
¿A qué le temen aquellas letras, que temen formar?

Hay alguna idea, algún concepto que no quieren aceptar.
En una sopa de símbolos se vio hundido el tema que quería mencionar.
Con una caña de pescar salió a buscar los caracteres necesarios para contar.

Una historia permanecía en blanco, mientras otra se borraba.
Lo que faltaban eran cuentos, lo que sobraban eran realidades.
La inspiración, se había dormido.

La imaginación fue sometida a días en silencio.
Quieta esperaba hablar.

Todavía no llegó la hora de descifrar el mensaje.
El que avisa, no traiciona.
Cuando llegue el anuncio, el corazón va a gritar.

Eme. :)

Reacciones: 

Ya no nos miramos (por mi)

18:14 by Macarena Ordiz 1 comentarios
¿Qué es lo que reflejan las miradas que tanto nos cuesta mirar hacia ellas? Después de años de viaje en subtes y colectivos, llegué a una conclusión: ya no nos miramos a los ojos. Es más, tratamos de esquivar cualquier contacto visual que podamos llegar a tener con otra persona.
La vista se esconde tras una sensación de vergüenza. Vergüenza porque cuando uno mira a otra persona, y mantiene esa visión, de alguna manera desnuda su alma.
Podemos mentir con gestos, con palabras, pero no con los ojos. Unos ojos tristes se ven tristes, aunque imitemos la sonrisa.
Sin duda, esquivar al otro y mirar el piso son formas de escaparse ¿De qué? Del reflejo propio en los ojos de otro. ¿Qué muestran que tanto miedo o vergüenza nos da? Solamente, la realidad. A nosotros mismos dentro del mundo. Es como mirar hacia un espejo. La imagen refleja la verdad, sea o no lo que queremos ver.

Eme. :)
Reacciones: 

Mala noche (por mi)

18:01 by Macarena Ordiz 1 comentarios
Había sido un mal día para ella, en relación con él.
Un mal pensamiento opacó momentos de felicidad que
habitaban en sus recuerdos.
Por más que sabía que durante la noche, las cosas estaban menos claras
no tenía presente la llegada del día.

Se nubló por un momento su soledad.
Los fantasmas de la inseguridad impulsada se le acercaron.
Susurraron en su oído cosas que no quiso escuchar, pero escuchó.

Reconozco parte de la culpa, los celos me traicionaron y cavaron mi fosa.
Reconozco tu parte culpable, sembraste lo que cosechaste.

De tanto ir y venir, se pierde la noción del punto de partido.
De tanto irse y volver, sin embargo, está más clara la meta.

Eme. :)
Reacciones: 

Buenos tiempos (por mi)

Se me viene encima el mundo,
y las cosas que debo y no quiero hacer.
Se me cae la sonrisa, ante lo que no es y pudo ser.

Pero a pesar que me supere lo malo,
lo bueno debe estar por llegar.
Y me voy a quedar esperando, para verlo entrar.

No quiero perderme lo nuevo,
por mirar hacia atrás,
adelante está lo que sorprende y ofrece mucho más.

Eme. :)
Reacciones: 

Estar mejor (por mi)

16:27 by Macarena Ordiz 1 comentarios
Un día gris como cualquier otro, un color se animó a volar.
En un mar de llanto se sumergió un pañuelo.

El abrazo llegó para echar al frío, y darle la bienvenida a una sonrisa.
Por la mueca de la risa, se asomó una frase.

"Te quiero", susurró sincera tu boca,
para llegar a mis oídos y volverse canción.

Dulce el sabor, que supo amargo.
Ya no río para no llorar, ahora lloro de la risa.

Eme. :)

Reacciones: 

Convivir con algo lleva al olvido (por mi)

Convivir con algo lleva al olvido,
tenerlo frente a nuestros ojos, hace que nos acostumbremos
a que sea parte de nuestro entorno.
¿Como hubiera sido vivir toda una vida bajo un cielo negro,
y de repente que el mismo cambie al color celeste
que estamos acosrumbrados a ver?

Seguramente nos llamaría mucho más la atención, hasta lo observaríamos
durante un tiempo más largo que el normal.

Convivir con algo, conduce al olvido.
Esa cosa que tenemos a nuestra merced, sin que la hayamos pedido.
Algo que podemos utilizar y sin embargo, ya no recordamos que
esta a nuestra disposición.

Convivir con algo, conduce al olvido.
Pero como toda regla tiene una excepción.

Llevo años teniéndote a mi lado, y no hay costumbre, que pueda hacer que no te recuerde.
Nos hemos alejado y hemos vuelto, una y otra vez.
Pero algo nos une siempre.

Convivir con algo, nos lleva al olvido.
Pero vivir con algo, o alguien, hace que sea parte nuestra y no podamos nunca,
alejarlo de nuestras vidas.

Eme. :)
Reacciones: